Búscanos en:

Sanborns


Código DF

Parvada blanca en la ciudad

Los catorce cuentos que recoge Parvada blanca en la ciudad son catorce intrigantes, equívocas, misteriosas historias que nos llevan a climas y situaciones diversos. A la vez, estos relatos -tenues, rotundos, tajantes- son ceremonias de iniciación, un mismo rito de pasaje catorce veces celebrado. En una atmósfera de laberinto, de encrucijada, de espesa neblina, los personajes de Ana Laura Pazos, directora de Bicaalú, se encuentran siempre al borde de alguna revelación que será definitiva para sus vidas. Esta joven escritora tiene un don especial para hacernos sentir la trascendencia de ese paso que estamos a punto de dar.


Suscríbete

Suscríbete anualmente por $350 y recibe la revista literalmente entretenida directamente en tu hogar.

¡Disfruta todo el año de Bicaalú!

Formulario de suscripción

Tintero digital
Los mejores textos de la red

El sorprendente peligro de ser muy bueno en el trabajo

En estos tiempos convulsos en lo laboral, parece lógico pensar que, para mantener el puesto de trabajo, además de ser competente y eficaz...

El ático
Los mejores textos de Bicaalú

La gran negrura

El color —o no-color— negro, en nuestra historia, ha sabido producir una multiplicidad de sentimientos...

Salón audiovisual
 

"How did Hitler rise to power?"

¿Cómo subió Hitler al poder?

Editorial

André Breton soñaba con un lugar en donde el espíritu humano pudiera liberarse de toda inhibición y complejo para alcanzar la libertad absoluta, la creatividad máxima, la inspiración ilimitada... Allí, la realidad y los sueños se mezclarían como dos ríos de pintura hasta formar un mar de infinitas posibilidades que recibiría el nombre de "surrealismo".

Artistas como Joan Miró, Max Ernst, Salvador Dalí y Óscar Domínguez subieron al barco capitaneado por Breton. Aún estando despiertos, los pasajeros soñaban. También jugaban y experimentaban con la intención de que sus imágenes oníricas se cristalizaran en el mundo material a través de sus obras. Estos juegos les permitían liberar a las fuerzas del inconsciente y utilizarlas para crear, descubrir un aspecto oculto de ellos mismos, acceder a un nivel más elevado de conocimiento o sanar una vieja herida.

En esta ocasión, en Bicaalú te enseñamos a llevar a cabo algunos de los procesos automáticos de creación empleados por los surrealistas. Te sorprenderás al ver que son sencillos —parecidos a juegos infantiles— y que no necesitas ser un artista para ponerlos en práctica. La escritura automática, el frottage —procedimiento empleado en la portada de esta revista—, el grattage y la decalcomanía, entre otras, son técnicas legadas por el surrealismo al alcance de cualquier persona que desee disfrutar de sus bondades.

Al alcance de cualquiera también está la posibilidad de vencer la dependencia al automóvil, y páginas más adelante te explicamos cómo lograrlo. Del mismo modo, todos podemos aventurarnos en la escritura de una guía de viajes —sin importar si versa sobre los puntos de interés de una colonia de la Ciudad de México o sobre la vida cotidiana de una población al otro lado del océano—, así que en el Tutorial de este mes incluimos algunos consejos para ayudarte a comenzar la tuya. Asimismo, encontrarás ideas para mejorar tus capacidades empáticas, la receta de los chiles en nogada de las monjas del Convento de Santa Mónica —plato que, según el autor de la sección Recetas con historia, no tiene ni cien años de antigüedad—, y un texto que te motivará a hacerle espacio en tu agenda a esa actividad que tanto amas.

Además, te invitamos a alimentar la imaginación con algunos de los pueblos abandonados más bellos de México, a adentrarte en el mundo de Nahum B. Zenil, uno de los artistas más subversivos de la historia nacional; a descubrir la lección sobre el sentido de la vida que encarna el Capitán Garfio, a conocer la historia de la estación de radio eslovena que derribó al socialismo, y a leer el resto de los textos de esta revista que busca estimular tu creatividad e inspirarte a generar cambios positivos en tu vida y entorno.

En Bicaalú de septiembre