×

Aviso de privacidad

LEY FEDERAL DE PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES
EN POSESIÓN DE PARTICULARES

AVISO DE PRIVACIDAD

RESPONSABLE. INMOBILIARIA Y CONSTRUCTORA NOCESA, S. DE R. L. DE C.V., persona moral constituida conforme a las normas mexicanas, con domicilio ubicado en Av. Insurgentes Sur 3155, Piso 2, Col. Jardines del Pedregal Cuicuilco, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, México, Distrito Federal, es responsable del uso y protección de sus datos personales, por lo que en cumplimiento a la LEY FEDERAL DE PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES EN POSESIÓN DE PARTICULARES, así como de su Reglamento, INMOBILIARIA Y CONSTRUCTORA NOCESA, S. DE R.L. DE C.V., se compromete a dar tratamiento legítimo, a los datos personales que usted proporcione con motivo de un acto jurídico, negocio, solicitud, servicio o cualquier información relacionada con usted, de la que dispongamos, con el compromiso de resguardarla, asegurando su confidencialidad, almacenamiento y protección. Al respecto, le informamos lo siguiente:

FINALIDAD DEL TRATAMIENTO DE DATOS. La responsable recabará los datos personales que usted voluntariamente proporcione y serán utilizados con fines de selección y reclutamiento de personal, para la prestación de servicios profesionales o para la adquisición de productos o servicios. De manera adicional, su información personal podrá ser transferida a otras empresas que celebren o tengan celebrado contrato con la sociedad en mención para fines laborales, comerciales o de servicios.

En el caso de que usted solicite que sus datos no sean tratados para los fines adicionales que se indican, podrá hacerlo del conocimiento de la responsable dentro de 5 días hábiles, contados a partir de que usted los haya proporcionado por escrito o de que usted tenga conocimiento de que disponemos de ellos, por algún comunicado que se le haya enviado a su domicilio o que reciba de la responsable, como consecuencia de la prestación de servicios o contratos celebrados, con motivo de un acto jurídico, negocio, solicitud, servicio, o cualquier información relacionada con usted, proporcionada por terceros para llevar a cabo los objetivos, compromisos u obligaciones adquiridas con la responsable, de conformidad con el aviso de privacidad que respecto de sus datos personales se hayan proporcionado por los conductos correspondientes.
En el supuesto de que no se manifieste respecto a lo señalado en el párrafo anterior, se entenderá que otorga su consentimiento para utilizar sus datos personales o realizar la citada transferencia.

La negativa para el uso de sus datos personales para dichas finalidades, no será motivo para que le neguemos trabajo, prestación de servicios o productos que solicita o contrata con la responsable.

OBTENCION DE DATOS PERSONALES. Para llevar a cabo las finalidades descritas en el presente aviso de privacidad, la responsable recabará los siguientes datos personales

CANDIDATOS A VACANTES.- Datos personales que se recabarán, almacenarán y/o utilizarán, como parte del proceso de reclutamiento y selección: 1) Datos de identificación, tales como nombre completo, domicilio particular, fecha de nacimiento, nacionalidad, ocupación o profesión, teléfono(s), correo electrónico, número de seguridad social, clave única del registro de población y registro federal de contribuyentes; (2) Datos académicos referentes a su formación académica, grado de preparación y especialización; (3) Datos laborales referentes a su experiencia, formación, especialización y desempeño laboral; (4) Datos sensibles en términos de la Ley, tales como ingresos, salario, beneficios y prestaciones, condiciones socio-económicas, datos proporcionados por sociedades de información crediticia, datos sobre sus familiares y/o dependientes económicos, referencias personales, para solicitarles la información que se requiera con motivo de la solicitud de trabajo, datos sobre su estado de salud pasado, presente y futuro, datos respecto de enfermedades congénitas ó crónicas, resultados de exámenes psicométricos, datos sobre su capacidad intelectual, características de personalidad y habilidades administrativas y gerenciales; (4) Los que adicionalmente en su caso, se requieran para el proceso indicado.
En el supuesto de que resulte viable la solicitud de trabajo, sus datos personales se proporcionarán a la empresa que lo contratará para que preste los servicios correspondientes a la responsable.

PROVEEDORES.- Para proceso de selección, la verificación de datos personales proporcionados (nombre, clave única de Registro de Población, Registro Federal de Contribuyentes, alta de hacienda, domicilio, teléfono y los que en su caso se requieran) y la investigación de referencias personales y laborales, para determinar la procedencia de una relación contractual para la adquisición de un producto o servicio.

CLIENTES.- Nombre, clave única de Registro de Población, Registro Federal de Contribuyentes, alta de hacienda, domicilio y teléfono, necesarios para realizar todas las actividades requeridas para el correcto desempeño o cumplimiento del servicio profesional convenido.

La responsable procurará que los datos personales sean correctos y actualizados para los fines para los cuales fueron recabados, comprometiéndose a bloquearlos o, en su caso, a cancelarlos, cuando hayan dejado de ser necesarios para el cumplimiento de las finalidades previstas en el aviso de privacidad.

COLABORADORES Y ESCRITORES DE LA REVISTA “BICAA’LU” U OTRAS EDITADAS POR LA RESPONSABLE.- Nombre, correo electrónico, número telefónico, domicilio u otros datos necesarios para realizar las actividades requeridas para el correcto desempeño o cumplimiento de la relación pactada por escrito o de forma verbal.

La responsable procurará que los datos personales sean correctos y actualizados para los fines para los cuales fueron recabados, comprometiéndose a bloquearlos o, en su caso, a cancelarlos, cuando hayan dejado de ser necesarios para el cumplimiento de las finalidades previstas en el aviso de privacidad.

SUSCRIPTORES.- Nombre, domicilio, ciudad, país, número telefónico y correo electrónico u otros datos necesarios para realizar todas las actividades requeridas para el correcto desempeño o cumplimiento del servicio profesional convenido.

La responsable podrá obtener información de los titulares de los datos personales, por conducto de otras fuentes permitidas por la Ley, tales como directorios telefónicos o laborales; diarios, gacetas o boletines oficiales y medios de comunicación social. Los datos que se obtengan por estos medios serán, entre otros, nombre, domicilio ó números telefónicos, emails del titular de los datos personales e información corporativa, tratándose de personas morales.

TRANSFERENCIAS DE DATOS. INMOBILIARIA Y CONSTRUCTORA NOCESA, S. DE R. L. DE C.V., se compromete a cumplir los principios legales de protección en cuanto a la transferencia de datos personales y a tomar las medidas necesarias y suficientes para garantizar que el presente aviso de privacidad sea respetado por la responsable o por terceros, con los que guarde alguna relación jurídica.

INMOBILIARIA Y CONSTRUCTORA NOCESA, S. DE R. L. DE C.V., podrá realizar la transferencia y/o remisión de datos a:

  • Terceros proveedores de servicios, para el cumplimiento de las obligaciones legales adquiridas con INMOBILIARIA Y CONSTRUCTORA NOCESA, S. DE R. L. DE C.V.
  • Socios comerciales con los que INMOBILIARIA Y CONSTRUCTORA NOCESA, S DE R.L. DE C.V. lleve a cabo convenios o contratos enfocados al desarrollo y comercialización de nuevos productos.
  • Profesionistas, asesores, consultores externos, para el efecto de la administración de operaciones, de los servicios y demás actos que la responsable puede realizar conforme a la Ley y sus estatutos sociales, así como para la defensa de los intereses de cualquier responsable tercero, ante cualquier controversia legal que surja con motivo de dichas operaciones y servicios, señalando de manera enunciativa a empresas de cobranza, auditores externos, legales y contables, outsourcing, entre otros.

Le informamos que sus datos personales podrán ser compartidos o transferidos con las sucursales de la responsable, que se ubiquen en el interior de la República Mexicana, con organizaciones, instituciones, personas físicas o terceros en general, para fines laborales respecto de determinado arte, oficio, o profesión; para la adquisición de productos o servicios, o para la prestación de servicios profesionales.

LIMITACIÓN DE USO O DIVULGACIÓN DE DATOS PERSONALES. La responsable se obliga a guardar confidencialidad respecto de los datos personales proporcionados, aún después de finalizar sus relaciones con el titular. Asimismo, se compromete a observar los principios de licitud, consentimiento, información, calidad, finalidad, lealtad, proporcionalidad y responsabilidad, previstos en la ley, adoptando medidas de seguridad administrativas, técnicas y físicas, para proteger los datos proporcionados contra daño, pérdida, uso, acceso o tratamiento no autorizado.

La responsable le informa que posee, recaba o recabará de usted, los datos personales necesarios, principalmente para la adecuada realización de las operaciones y prestación de los servicios, así como para la celebración de los demás actos que cada responsable puede realizar conforme a la Ley y sus estatutos sociales. Dichos datos personales pueden haber sido obtenidos de usted, ya sea personalmente o bien, directamente por cualquier medio electrónico, óptimo, sonoro, visual o a través de terceros y de otras fuentes permitidas por la ley, tales como las sociedades de información crediticia.

INMOBILIARIA Y CONSTRUCTORA NOCESA S. DE R. L. DE C.V., no recabará datos sensibles, salvo los mencionados en el apartado (4) del título denominado Candidatos a Vacantes. Para el caso de que requiera de otros datos sensibles por necesidades de la empresa, se lo hará saber de manera escrita.

INMOBILIARIA Y CONSTRUCTORA NOCESA, S. DE R.L. DE C.V., no venderá y tampoco prestará sus datos personales a ningún tercero. Sin embargo, podrá transferir sus datos particulares a las sucursales que forman parte de la sociedad en mención, para fines laborales, comerciales o de servicios contratados con terceros. Unicamente los revelará por requerimiento de la autoridad competente.

Si usted como titular recibe comunicados de INMOBILIARIA Y CONSTRUCTORA NOCESA, S. DE R.L. DE C.V., por motivo de un acto jurídico, negocio, solicitud o servicios, se debe a que la responsable original de sus datos personales los ha transferido a INMOBILIARIA Y CONSTRUCTORA NOCESA, S. DE R.L. DE C.V., para dar cumplimiento a los términos estipulados en la relación que los une, conforme al aviso de privacidad que se le haya notificado por los medios que se consideraron adecuados.

Para limitar el uso o divulgación de su información personal, usted puede hacer uso de los siguientes medios:

  • Su inscripción en el Registro Público para evitar duplicidad, que está a cargo de la Procuraduría Federal del Consumidor, con la finalidad de que sus datos no sean utilizados para recibir publicidad o promociones de empresas de bienes o servicios. Para mayor información sobre este registro, usted puede consultar el portal de Internet de la Profeco, o bien, ponerse en contacto directo con ésta.
  • Mediante registro en el Listado de Exclusión de INMOBILIARIA Y CONSTRUCTORA NOCESA, S. DE R.L. DE C.V., a fin de que sus datos personales no sean tratados para fines mercadotécnicos, publicitarios o de protección comercial por nuestra parte. Para ser incluido dentro del listado, deberá presentar solicitud por escrito de manera personal, al responsable para conocer lo relacionado con el derecho ARCO, dentro del término de 5 días hábiles señalado.

El tratamiento de los datos personales se hará conforme al presente aviso de privacidad, salvo en los casos previstos por el artículo 10 de la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares.

DERECHO ARCO. El titular de los datos personales o su representante legal, tiene derecho a conocer que datos personales tenemos de usted, para que los utilizamos y las condiciones de uso que les damos (ACCESO). Asimismo, es su derecho solicitar la corrección de su información personal en caso de que esté desactualizada, sea inexacta o incompleta (RECTIFICACION); que la eliminemos de nuestros registros o bases de datos, cuando considere que no está siendo utilizada conforme a los principios, deberes y obligaciones previstas en la normatividad (CANCELACION); así como oponerse al uso de sus datos personales para fines específicos (OPOSICION).

Para el ejercicio de cualquiera de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición o para revocar su consentimiento para el uso de sus datos personales, usted deberá presentar solicitud por escrito en el domicilio legal de la responsable, en la que conste la rúbrica del solicitante, dirigida a la responsable y que deberá recibir el encargado para conocer lo relacionado con el derecho ARCO y que deberá contener:

  1. El nombre del titular y domicilio o correo electrónico, para comunicarle la respuesta a su solicitud;
  2. Los documentos que acrediten la identidad o, en su caso, la representación legal del titular;
  3. La descripción clara y precisa de los datos personales respecto de los que se busca ejercer alguno de los derechos antes mencionados o para solicitar la revocación de consentimiento para el uso de sus datos personales y
  4. Cualquier otro elemento o documento que facilite la localización de los datos personales.

La responsable comunicará al titular, en un plazo máximo de veinte días hábiles, contados desde la fecha en que se recibió la solicitud de acceso, rectificación, cancelación u oposición, la determinación adoptada, a efecto de que, si resulta procedente, se haga efectiva la misma dentro de los quince días siguientes a la fecha en que se comunica la respuesta. Tratándose de solicitudes de acceso a datos personales, procederá la información, previa acreditación de la identidad del solicitante o representante legal, según corresponda.

Los plazos antes referidos podrán ser ampliados una sola vez por un periodo igual, siempre y cuando así lo justifiquen las circunstancias del caso.

La responsable no estará obligada a cancelar los datos personales, cuando se actualice alguno de los siguientes supuestos, previstos por el artículo 26 de la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares.

  1. Se refiera a las partes de un contrato privado, social o administrativo y sean necesarios para su desarrollo y cumplimiento;
  2. Deban ser tratados por disposición legal;
  3. Obstaculice actuaciones judiciales o administrativas vinculadas a obligaciones fiscales, la investigación y persecución de delitos o la actualización de sanciones administrativas;
  4. Sean necesarios para proteger los intereses jurídicamente tutelados del titular;
  5. Sean necesarios para realizar una acción en función del interés público;
  6. Sean necesarios para cumplir con una obligación legalmente adquirida por el titular, y
  7. Sean objeto de tratamiento para la prevención o para el diagnóstico médico o la gestión de servicios de salud, siempre que dicho tratamiento se realice por un profesional de la salud sujeto a un deber de secreto.

REVOCACION DE CONSENTIMIENTO PARA USO DE DATOS PERSONALES. Usted puede revocar el consentimiento que, en su caso, nos haya otorgado para el tratamiento de sus datos personales. Sin embargo, es importante que tenga en cuenta que no en todos los casos podremos atender su solicitud o concluir el uso de forma inmediata, ya que es posible que por alguna obligación legal o contractual, a la que usted se haya obligado, requiramos continuar tratando sus datos personales. Asimismo, usted deberá considerar que para ciertos fines, la revocación de su consentimiento implicará que no le podamos seguir prestando el servicio que nos solicitó, o la conclusión de su relación contractual con la responsable.

CAMBIOS EN AVISO DE PRIVACIDAD. El presente aviso de privacidad puede sufrir modificaciones, cambios o actualizaciones derivadas de nuevos requerimientos legales; de nuestras propias necesidades por los productos o servicios que ofrecemos; de nuestras prácticas de privacidad; de cambios de nuestro modelo de negocio, o por otras causas.

Nos comprometemos a mantenerlo informado sobre los cambios que pueda sufrir el presente aviso de privacidad, a través de nuestra página de internet www.asecon.mx

ENCARGADO. Para el ejercicio de su derecho ARCO o revocar su consentimiento para el uso de sus datos personales, o dudas que pudiera tener respecto al tratamiento de su información, deberá presentar por escrito su solicitud al responsable designado para darle trámite, Sr. Israel Néquiz Luna, en el domicilio legal de la responsable, ubicado en Av. Insurgentes Sur 3155, Piso 2, Col. Jardines del Pedregal Cuicuilco, Delegación Coyoacán, C.P. 04510, en la Ciudad de México, D.F., de lunes a viernes (exceptuando días festivos), en horario de 16:00 a 18:00 hrs. Para fines informativos, podrá comunicarse con la persona indicada en el horario mencionado al número telefónico (55) 44-45-77-01, en el Distrito Federal y del interior de la República al número 01800- 8727326; también le proporcionamos para fines informativos correo electrónico privacidad@asecon2006.com.mx

Ultima actualización del Aviso de Privacidad: 25 de Julio de 2013.

×

Encuéntranos

En la Ciudad de México, en

Librerías El Sótano

En toda la República, en

Sanborns
en

Cultura popular

Mis psicoanalistas y sus psicopatologías —un recuento de terapias psicológicas fallidas—

Francisco Masse
Mayo, 2017

#CulturaPopular

Hace poco más de cien años, un neurólogo austriaco de nombre Sigmund Freud publicó el libro Die TraumdeutungLa interpretación de los sueños—, en el cual expuso una teoría novedosa y efectiva para remediar las psicopatologías que imperaban en el naciente siglo XX —como las neurosis y la histeria—, e introdujo un concepto polémico: la teoría del inconsciente; es decir, la serie de procesos automáticos que ocurren en nuestras mentes, que no están sujetos a nuestra introspección y que determinan gran parte de nuestro comportamiento.

Con el tiempo, las ideas expuestas por Freud se convirtieron en una de las teorías más revolucionarias de nuestra era, y habrían de cambiar radicalmente nuestras concepciones sobre los trastornos mentales y, sobre todo, el modo de tratarlos. Aunque fue un proceso lento, poco a poco la sociedad occidental fue aceptando la idea de someterse a un proceso prolongado y minucioso en el que, tendido en un diván, uno procede a narrar hechos significativos de la vida presente o pasada, mientras el doctor nos escucha y hace anotaciones inescrutables para el simple mortal; a través de esa recapitulación, uno logra lo que la primera paciente de Freud denominó como la "cura por el habla".

Como cualquier idea genial, el psicoanálisis dio origen a una multitud de críticas, interpretaciones y corrientes. Sin embargo, la idea de la terapia psicológica como un remedio para los dolores del alma, las fobias incontrolables, las depresiones más o menos profundas, las angustias y las obsesiones, ha echado raíces en nuestra sociedad y es generalmente aceptada como un medio eficiente para alcanzar el equilibrio y la salud mental. Pero no siempre es así…

Cuénteme sobre su madre

La primera vez que acudí con el psicólogo fue a los quince años porque sufría ataques de pánico —si eres fiel lector de Bicaalú, seguramente recordarás el episodio. Como nos sucedía a los adolescentes en aquella prehistoria de los años previos a Google, yo no tenía la menor idea de qué me estaba sucediendo. Siendo mi madre enfermera, lo más natural fue pedirle que me consiguiera una cita con el psicólogo de la clínica donde trabajaba. Y así fue: el sujeto en cuestión —un chambón hecho y derecho—, todo sonrisas, me pedía que me sentara y que le platicara qué me llevó ahí; luego, me encargó que comprara dos libros: Desde el jardín, de Jerzy Kosinski, y el bestseller sobadísimo Tus zonas erróneas, del doctor Wayne W. Dyer —quien años después, merced a una "experiencia", se dedicó a escribir sobre bolas de luz interna y sanaciones con las manos—, cuya lectura me nutrió, pero no me ayudó. Luego, el acomedido doctor —ya que no me cobraba y me atendía como un favor a mi madre— me recomendó llevar un diario de sueños, cosa que lejos de tranquilizarme, me provocó insomnio. Después de la quinta o sexta plática —porque a aquello no se le podía llamar "sesión"— sobre mi vida sexual —o, a mis quince años, sobre la falta de ella—, decidí que el hombre no me estaba ayudando y lo dejé.

Tras casi una década de abstinencia, los vuelcos de la vida —y de mi estómago— me llevaron de nuevo al diván, esta vez en el impecable consultorio de un psicoanalista freudiano, pero no ortodoxo, que atiende en las calles de Polanco. Por supuesto, su hora era estratosféricamente cara, pero con él logré grandes avances en cuanto al manejo de mi vida y a mi desarrollo personal; por desgracia, el origen árabe del "loquero" permeaba en sus frases y posturas machistas, que al principio —y ante la ausencia de un padre en mi formación— me servían para definirme como hombre, pero que a la larga terminaron generando en mí un gran rechazo. Así que, de nuevo, me di de alta voluntariamente.

De la Seca a la Meca

Y ahí nomás empezó una suerte de peregrinación a la Meca. Primero, intenté con la mentora de una amiga psicoanalista, y al sólo ver su mirada aguda y penetrante, como de águila, su gesto adusto y desorbitado, su ropa ajustada y sus botas altas —recuerdo cómo cruzaba lánguidamente la pierna mientras colocaba el dedo índice en su sien, exhibiendo el gesto que se ha convertido en un cliché de los psicoanalistas, y comprobaba fijamente si mis ojos recorrían sus muslos con medias negras, o no—, sentí una desconfianza instantánea. Al día siguiente, al contárselo a mi amiga, ella dijo que "no había habido transferencia", refiriéndose a la parte del proceso terapéutico en el que, a grandes rasgos, el paciente es capaz de actuar los elementos de la neurosis en presencia del analista —una suerte de confianza pero que a mí me sonó a un término de radioaficionado. Todo acabó cuando le dije que quería intentar otro tipo de terapias no psicoanalíticas: se escandalizó y me dejó de hablar.

Desterrado como estaba de los dominios de Freud, vi a una psicóloga gestaltista, rechoncha y amable, que me atendía en un consultorio en su casa; la mujer era muy afecta a una especie de juego de rol, que practicaba con frecuencia, y era tan empática con lo que le contaba que —¡oh, fatalidad!— se ponía a llorar conmigo cada vez que le contaba un episodio doloroso de mi vida. "Es que no puedo creer que te haya pasado eso", me decía, compadeciéndose del día en que me fue expropiado el cochinito donde ahorraba mis domingos; al cabo de la tercera o cuarta dosis de lágrimas solidarias —y de multitud de kleenex lloriqueados y moqueados—, le cedí mi espacio a alguien con problemas un poco menos dolorosos para que la buena mujer no se nos trastornara tanto.

Después vinieron una psicóloga funcionalista viejita, con evidentes resentimientos hacia los hombres; un psicoterapeuta con un visible tic nervioso, al cual dejé no porque éste me causara una risa incontrolable durante las sesiones —lo cual sucedía—, sino por mi miedo a lo que había en la personalidad del doctor, oculto tras ese continuo espasmo nervioso involuntario; y, casi al final del camino, un sexólogo que me recetó, así de entrada y sin decir agua va, dos lindas semanas de abstinencia sexual absoluta —por supuesto, no llegué ni al quinto día.

Y los traumas de otros

Pero no soy el único con historias similares. Alguien me contó que, tras pagar una millonada a una psicóloga judía, pelirroja y bellísima, se dio cuenta de que tenía que suspender la terapia porque no podía dejar de verle las piernas. Otro más, que se atendía por problemas de celopatía, fue despachado por su psicóloga sesentona con un paradójico "Tú, a tu edad, debes aprender a confiar en la gente, porque yo, a la mía, ya me di cuenta de que no se puede confiar en nadie" —me lo imaginé cayendo en una casilla con serpiente y retrocediendo hasta la casilla uno. Y otra persona —que quizá conozcas, por cierto— que, cuando niña, iba con un psicólogo que la hacía mirar a través de una bola de cristal durante veinte minutos "para que se relajara"; un día, este señor le pidió que invirtieran papeles, así que ella se puso la bata blanca y lo sentó a ver la esfera cristalina… durante todo el tiempo que duraba la sesión. Parece que el doctor no quiso volver a saber de ella.

También he oído muchas historias románticas de mujeres que terminan enamorándose perdidamente de su psicoanalista, y de profesionales que sufren de un terrible síndrome de contratransferencia —no hay tiempo para explicarlo, por favor busca en el diccionario— y terminan encamándose con su paciente. O de afamados psiquiatras, con libros que se venden como pan caliente, que aconsejan a sus pacientes —una joven empresaria, por ejemplo— no confiar en su cliente, 20th Century Fox, porque fox significa "zorro", y estos animales son astutos y tramposos. O de quienes se quedan dormidos durante la sesión. O de obsesos sexuales. O de aspirantes a Sherlock Holmes, que determinan la personalidad de su paciente sólo de mirar sus ropas y de verlos llegar acompañados de su madre.

Pero aclaro: el reporte de estos casos no busca demeritar la noble tarea de los profesionales de la mente, sino ilustrar cómo en esto de la psicología, como en todos los aspectos de la vida, en ocasiones el remedio es peor que la enfermedad.

Francisco Masse